/ martes 12 de noviembre de 2019

El ruido del primer choque Benitez-Rocha

Como en todos los partidos la pugna es tronante, por lo poco o lo mucho que les queda como botín, el ruido que se escuchó en el Congreso del Estado entre los integrantes de la bancada dominante, no fue más que el efecto del primer choque que se dio entre Guillermo Benitez Torres y Rubén Rocha Moya, que buscan el control total de los espacios de poder en la carrera por la gubernatura.

Claro que en esa debilidad que les causan las ambiciones a los diputados locales morenistas, los priistas y la autoridad estatal, aprovecharon diestramente el drama.

El alcalde de Mazatlán, a quien en las esferas de la cima Presidencial le atribuyen amistad con Andrés Manuel López Obrador, aliado temporalmente con su homólogo de Ahome, Manuel Guillermo Chapman y con el “Superdelegado” federal Jaime Montes salas, conforman el primer bloque de Morena hacia el 2021.

Juntos orquestaron un tropiezo y harán lo que sea para quitar piedras del camino. Creo que poseen pólvora hasta para dinamitar rocas.

Tanto las como los legisladores del norte y sur de la entidad que provocaron el caos en su grupo en aras del “cuartelazo político”, tienen un alto grado de identificación con ellos y sospechosamente con una proclividad a las proposiciones del gobierno sinaloense en turno, vía Partido Revolucionario Institucional.

Mientras el senador que dirigió a la UAS, tiene el apego de la diputada Graciela Domínguez a quien pretendieron destronar, a Juan Antonio Ríos Rojos, secretario general del Poder Legislativo y a Yadira Marcos Santiago, que ocupa una curul en la Cámara Baja federal. Constituyen el otro segmento.

La senadora Imelda Castro, está al margen pero capitaliza los conflictos, de los miembros de Movimiento de Regeneración Nacional que atienden órdenes de uno u otro bloque. Está pendiente para ver quién gana. O como puede sacar raja.

En el Partido Revolucionario Institucional, en medio de los escombros que le quedaron, como siempre, a los que pudieran ser producto de trabajo, les niegan el derecho e intentan imponer a la que consideran de la clase élite. Y en la maniobra decisoria en la que influirá grandemente la mano del gobernador Qurino Ordaz Coppel, seguro que habrá más de dos “hijos desobedientes”.

Ya se mira hacia a dónde se tira le línea, pero también en que puntos se empiezan a cultivar las rebeliones. Dicen que de ello sabe mucho Pablo Moreno Cota, que ya cobra como asesor en Palacio de Gobierno y que alienta cosas asi.

Diciembre será la frontera que esperan cruzar para comenzar las desbandadas.

Por los pasillos del Partido Acción Nacional, Juan Carlos Estrada Vega, administra otro montón de despojos. Sin brújula explora en los nidos de los dinosaurios albiazules a ver si el proceso del julio del 2018 le quedó alguien vivo. No tiene figuras para jugar por el poder Ejecutivo. La esperanza es jugar con alguien ajeno.

Del Partido de la Revolución Democrática solo se oyen sus quejidos cuando Audómar Ahumada osa a opinar en los medios de asuntos que nunca supieron enfrentar.

En esta atmósfera asfixiante de codicias, el Partido Sinaloense es el único que labora con liderazgos ciertos. Sobrevivió al histórico tsunami electoral a pesar de ser de corte local. Entre los militantes y las simpatías que se extienden hasta los ciudadanos de colonias y ranchos, difícilmente a su presidente Héctor Melesio Cuén Ojeda, le harán mella los competidores. Sale muy alto en las preferencias.

Tiene reserva electoral en el secretario general Víctor Antonio Corrales Burgueño para candidatearlo, y no se diga, en la diputada Angélica Díaz Quiñonez, que con una comunidad de mujeres detrás la quieren ver como abanderada a la alcaldía de Culiacán.

Además de las tareas que desarrollan en todos los rincones del estado y de la capital de Sinaloa, los hacen estar presentes entre los ciudadanos.

Como en todos los partidos la pugna es tronante, por lo poco o lo mucho que les queda como botín, el ruido que se escuchó en el Congreso del Estado entre los integrantes de la bancada dominante, no fue más que el efecto del primer choque que se dio entre Guillermo Benitez Torres y Rubén Rocha Moya, que buscan el control total de los espacios de poder en la carrera por la gubernatura.

Claro que en esa debilidad que les causan las ambiciones a los diputados locales morenistas, los priistas y la autoridad estatal, aprovecharon diestramente el drama.

El alcalde de Mazatlán, a quien en las esferas de la cima Presidencial le atribuyen amistad con Andrés Manuel López Obrador, aliado temporalmente con su homólogo de Ahome, Manuel Guillermo Chapman y con el “Superdelegado” federal Jaime Montes salas, conforman el primer bloque de Morena hacia el 2021.

Juntos orquestaron un tropiezo y harán lo que sea para quitar piedras del camino. Creo que poseen pólvora hasta para dinamitar rocas.

Tanto las como los legisladores del norte y sur de la entidad que provocaron el caos en su grupo en aras del “cuartelazo político”, tienen un alto grado de identificación con ellos y sospechosamente con una proclividad a las proposiciones del gobierno sinaloense en turno, vía Partido Revolucionario Institucional.

Mientras el senador que dirigió a la UAS, tiene el apego de la diputada Graciela Domínguez a quien pretendieron destronar, a Juan Antonio Ríos Rojos, secretario general del Poder Legislativo y a Yadira Marcos Santiago, que ocupa una curul en la Cámara Baja federal. Constituyen el otro segmento.

La senadora Imelda Castro, está al margen pero capitaliza los conflictos, de los miembros de Movimiento de Regeneración Nacional que atienden órdenes de uno u otro bloque. Está pendiente para ver quién gana. O como puede sacar raja.

En el Partido Revolucionario Institucional, en medio de los escombros que le quedaron, como siempre, a los que pudieran ser producto de trabajo, les niegan el derecho e intentan imponer a la que consideran de la clase élite. Y en la maniobra decisoria en la que influirá grandemente la mano del gobernador Qurino Ordaz Coppel, seguro que habrá más de dos “hijos desobedientes”.

Ya se mira hacia a dónde se tira le línea, pero también en que puntos se empiezan a cultivar las rebeliones. Dicen que de ello sabe mucho Pablo Moreno Cota, que ya cobra como asesor en Palacio de Gobierno y que alienta cosas asi.

Diciembre será la frontera que esperan cruzar para comenzar las desbandadas.

Por los pasillos del Partido Acción Nacional, Juan Carlos Estrada Vega, administra otro montón de despojos. Sin brújula explora en los nidos de los dinosaurios albiazules a ver si el proceso del julio del 2018 le quedó alguien vivo. No tiene figuras para jugar por el poder Ejecutivo. La esperanza es jugar con alguien ajeno.

Del Partido de la Revolución Democrática solo se oyen sus quejidos cuando Audómar Ahumada osa a opinar en los medios de asuntos que nunca supieron enfrentar.

En esta atmósfera asfixiante de codicias, el Partido Sinaloense es el único que labora con liderazgos ciertos. Sobrevivió al histórico tsunami electoral a pesar de ser de corte local. Entre los militantes y las simpatías que se extienden hasta los ciudadanos de colonias y ranchos, difícilmente a su presidente Héctor Melesio Cuén Ojeda, le harán mella los competidores. Sale muy alto en las preferencias.

Tiene reserva electoral en el secretario general Víctor Antonio Corrales Burgueño para candidatearlo, y no se diga, en la diputada Angélica Díaz Quiñonez, que con una comunidad de mujeres detrás la quieren ver como abanderada a la alcaldía de Culiacán.

Además de las tareas que desarrollan en todos los rincones del estado y de la capital de Sinaloa, los hacen estar presentes entre los ciudadanos.

jueves 12 de diciembre de 2019

El peor alcalde y diputado en Sinaloa

lunes 09 de diciembre de 2019

El primer pulso entre aspirantes al STASE

jueves 05 de diciembre de 2019

El ajuar de la farsa de Castañeda Camarillo

lunes 02 de diciembre de 2019

Histórico triunfo del Suntuas en la CONTU

miércoles 27 de noviembre de 2019

Los focos rojos que prendió Esteban Moctezuma

lunes 25 de noviembre de 2019

Tiempos Políticos

martes 19 de noviembre de 2019

Tiempos Políticos

viernes 15 de noviembre de 2019

Acuerdos de Morena que podrían desmoronarse

martes 12 de noviembre de 2019

El ruido del primer choque Benitez-Rocha

Cargar Más