/ miércoles 3 de febrero de 2021

El insorteable techo de cristal del PRI

Desde que se comenzó a hablar de paridad de género en política, los partidos comenzaron a integrar a las mujeres a las candidaturas, pero comenzó a suceder un fenómeno que hasta ahora no ha sido desterrado: el famoso “techo de cristal”, que es una forma de impedir que las mujeres accedan a cargos importantes o a puestos claves en la administración pública.

Así, el fenómeno se ha concretado de nuevo en el PRI (vamos a ver si eso mismo sucede en el resto de los partidos, sobre todo Morena), quien decidió dejar fuera de la jugada de los municipios más grandes en población y asignar candidatas mujeres para los municipios más pobres, aquellos rezagados en presupuesto y economía.

Por ejemplo, Culiacán quedó abanderado por Faustino Hernández; de último momento descarrilaron a Rosa Elena Millán Bueno. Mazatlán y Ahome también fueron para varones. En las diputaciones se replica la misma fórmula. Es obvio que simular paridad no es lo mismo que romper los techos de cristal.

Si usted, lector, revisa los puestos de las secretarías de estado en Sinaloa, se dará cuenta que también las mujeres están rezagadas. Si ya de plano no quedará ninguna mujer de gobernadora, puesto que no hay ninguna candidata de ningún partido (esto habla muy mal de todos los partidos, que prefirieron postular hombres), podría ser que en Sinaloa contemos con la primera Secretaria General de Gobierno y un reparto paritario de los altos cargos. Se verá al tiempo.

Partidos políticos en Sinaloa desechan talento femenino

En este momento los partidos políticos no tienen derecho a equivocarse, deben de buscar a las personas más redituables para que si no ganan por lo menos aumenten sus preferencias, dejando a un lado el sexo, la religión.

Esto viene a colación debido a que se está dejando de lado a las mujeres, los partidos en su defensa dirán sí las estamos tomando en cuenta, sí, pero…

Mujeres valiosas las hay y las encuentran en todos los partidos, podemos citar ejemplos que se han dado en el congreso, donde diputadas brillan con luz propia, presentan iniciativas, debaten en tribuna con soltura y hasta con elegancia.

Gloria Himelda Félix del PRI, una mujer capaz, conocedora, conciliadora y leal a su partido. Fue presidenta de la Mesa Directiva, y sin duda, ha sido una de las mejores que ha ocupado ese cargo en muchos años. El PRI ya definió sus candidatos a los diversos cargos de elección popular y ella sólo quedó en menciones.

Angélica Díaz Quiñonez, del PAS, si bien es cierto que es la única que representa a este partido, por lo que no tiene grupo parlamentario, pero para nada lo necesita, ha hecho un trabajo excelente que lo reconocen propios y extraños. Es la legisladora que ha presentado más iniciativas.

Graciela Domínguez, coordinadora del grupo parlamentario de Morena y presidenta de la Junta de Coordinación Política. Si bien es cierto que ha tenido tropiezos con sus mismas compañeras, ha sacado a flote el barco.

Ella tiene toda la intención de contender por la presidencia municipal de Culiacán, pero a los astros no los tiene todos alineados.

Estos son tan solo tres ejemplos de que en Sinaloa si hay de dónde echar mano de talento femenino, talento que muchas veces cuando se les toma en cuenta, las mandan a la serranía. Ya basta de esconderlas. Las mujeres no viven sólo de aplausos, “hechos son amores”.


Desde que se comenzó a hablar de paridad de género en política, los partidos comenzaron a integrar a las mujeres a las candidaturas, pero comenzó a suceder un fenómeno que hasta ahora no ha sido desterrado: el famoso “techo de cristal”, que es una forma de impedir que las mujeres accedan a cargos importantes o a puestos claves en la administración pública.

Así, el fenómeno se ha concretado de nuevo en el PRI (vamos a ver si eso mismo sucede en el resto de los partidos, sobre todo Morena), quien decidió dejar fuera de la jugada de los municipios más grandes en población y asignar candidatas mujeres para los municipios más pobres, aquellos rezagados en presupuesto y economía.

Por ejemplo, Culiacán quedó abanderado por Faustino Hernández; de último momento descarrilaron a Rosa Elena Millán Bueno. Mazatlán y Ahome también fueron para varones. En las diputaciones se replica la misma fórmula. Es obvio que simular paridad no es lo mismo que romper los techos de cristal.

Si usted, lector, revisa los puestos de las secretarías de estado en Sinaloa, se dará cuenta que también las mujeres están rezagadas. Si ya de plano no quedará ninguna mujer de gobernadora, puesto que no hay ninguna candidata de ningún partido (esto habla muy mal de todos los partidos, que prefirieron postular hombres), podría ser que en Sinaloa contemos con la primera Secretaria General de Gobierno y un reparto paritario de los altos cargos. Se verá al tiempo.

Partidos políticos en Sinaloa desechan talento femenino

En este momento los partidos políticos no tienen derecho a equivocarse, deben de buscar a las personas más redituables para que si no ganan por lo menos aumenten sus preferencias, dejando a un lado el sexo, la religión.

Esto viene a colación debido a que se está dejando de lado a las mujeres, los partidos en su defensa dirán sí las estamos tomando en cuenta, sí, pero…

Mujeres valiosas las hay y las encuentran en todos los partidos, podemos citar ejemplos que se han dado en el congreso, donde diputadas brillan con luz propia, presentan iniciativas, debaten en tribuna con soltura y hasta con elegancia.

Gloria Himelda Félix del PRI, una mujer capaz, conocedora, conciliadora y leal a su partido. Fue presidenta de la Mesa Directiva, y sin duda, ha sido una de las mejores que ha ocupado ese cargo en muchos años. El PRI ya definió sus candidatos a los diversos cargos de elección popular y ella sólo quedó en menciones.

Angélica Díaz Quiñonez, del PAS, si bien es cierto que es la única que representa a este partido, por lo que no tiene grupo parlamentario, pero para nada lo necesita, ha hecho un trabajo excelente que lo reconocen propios y extraños. Es la legisladora que ha presentado más iniciativas.

Graciela Domínguez, coordinadora del grupo parlamentario de Morena y presidenta de la Junta de Coordinación Política. Si bien es cierto que ha tenido tropiezos con sus mismas compañeras, ha sacado a flote el barco.

Ella tiene toda la intención de contender por la presidencia municipal de Culiacán, pero a los astros no los tiene todos alineados.

Estos son tan solo tres ejemplos de que en Sinaloa si hay de dónde echar mano de talento femenino, talento que muchas veces cuando se les toma en cuenta, las mandan a la serranía. Ya basta de esconderlas. Las mujeres no viven sólo de aplausos, “hechos son amores”.