/ miércoles 3 de abril de 2019

Dos alcaldes… ¿Sin defensa política?.

La política es el arte de comer machaca ( Supongo, que ya procesada gástricamente, y expulsada de los intestinos) sin hacer gestos.

Así lo expone el vulgo en sus comentarios triviales, cuando en las tertulias se aborda el escabroso tema de la política.

Hoy, ante los cambiantes tiempos que se viven en México, la simpática pero cruda frase cobra vida.

Se percibe, se palpa y se aplica entonces la frase de marras, máxime cuando observamos que sin distingos de partidos e ideologías, los embates directos y certeros entre los diversos actores políticos están a la orden del día.

Y lo interesante del asunto es que, ya no pareciera importar a los contendientes políticos si el antagonista es parte del inventario humano con el que tomados de la mano hace apenas algunos meses lucharon por un objetivo común.

Entendemos de tal manera la presencia de un canibalismo descontrolado y artero que se mueve al compás de los intereses particulares y de grupos de poder, dejando muerta a su paso la palabra ideología y tirada en la basura la primicia de anteponer al municipio, al Estado o el País a sus intereses personales.

Dos alcaldes han probado las hieles de esa lucha descarnada y despegada de la solidaridad que se supone habría de prevalecer entre los hombres y mujeres que recientemente estaban hermanados por la idea de conquistar espacios políticos que le permitieran a la sociedad alcanzar un mejor nivel de vida.

Y es que no deja de ser curioso, que los alcaldes en referencia,- Ambos de extracción Lópezobradorista- en tal caso Jesús Estrada Ferreiro de Culiacán y Guillermo Chapman de Ahome, están siendo despiadadamente atacados por sus antes aliados.

Los dos alcaldes, desde el inicio de sus mandatos han sido objeto en el mayor de los casos, de sendos ataques mediáticos mayormente desde flancos “amigos”.

Satanizados y crucificados ambos al grado de pedir su destitución del cargo que ostentan, no encuentran la manera de salir de los atolladeros a los que cada día son arrojados por sus detractores políticos.

Aunque es imposible desentendernos de que, algunas acciones y posturas asumidas por ambos alcaldes, han resultado desafortunadas, lo cierto es que es tan efectiva la guerra mediática desatada en su contra, que las acciones y medidas positivas que logran implementar, se pierden en la vorágine de los conflictos y no permean de manera aceptable en el ánimo de la población.

Ante tan interesante panorama político que se vive en torno a los alcaldes en mención, no faltan los que ya están lanzando sus apuestas.

¿Quién se va primero?... Billy Chapman de Los Mochis o Estrada Ferreiro de Culiacán?.

Pero más allá de las apuestas y los apostadores, lo interesante del tema es la tercera interrogante; ¿Y quién podría entrar a la defensa política de los alcaldes si sus propios aliados partidistas forman parte de la corte que los está juzgando y calificando de manera negativa?. Sin respuesta.

A ese grado han llegado las cosas en materia política en el Estado de Sinaloa.

QUIRINO.. LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Pero si volteamos a ver la otra cara de la moneda, tendríamos que encontrarnos con algo positivo en Sinaloa.

El gobernador de Sinaloa Quirino Ordaz Coppel está siendo calificado como uno de los mejores gobernadores del País.

Es la primera vez que un gobernador sinaloense es colocado en esa honrosa posición, lo que nos permite el espacio para entender que nuestro Estado está en buenas manos y eso ya es mucho decir en estos tiempos de crisis política y económica que se vive de manera casi globalizada.


La política es el arte de comer machaca ( Supongo, que ya procesada gástricamente, y expulsada de los intestinos) sin hacer gestos.

Así lo expone el vulgo en sus comentarios triviales, cuando en las tertulias se aborda el escabroso tema de la política.

Hoy, ante los cambiantes tiempos que se viven en México, la simpática pero cruda frase cobra vida.

Se percibe, se palpa y se aplica entonces la frase de marras, máxime cuando observamos que sin distingos de partidos e ideologías, los embates directos y certeros entre los diversos actores políticos están a la orden del día.

Y lo interesante del asunto es que, ya no pareciera importar a los contendientes políticos si el antagonista es parte del inventario humano con el que tomados de la mano hace apenas algunos meses lucharon por un objetivo común.

Entendemos de tal manera la presencia de un canibalismo descontrolado y artero que se mueve al compás de los intereses particulares y de grupos de poder, dejando muerta a su paso la palabra ideología y tirada en la basura la primicia de anteponer al municipio, al Estado o el País a sus intereses personales.

Dos alcaldes han probado las hieles de esa lucha descarnada y despegada de la solidaridad que se supone habría de prevalecer entre los hombres y mujeres que recientemente estaban hermanados por la idea de conquistar espacios políticos que le permitieran a la sociedad alcanzar un mejor nivel de vida.

Y es que no deja de ser curioso, que los alcaldes en referencia,- Ambos de extracción Lópezobradorista- en tal caso Jesús Estrada Ferreiro de Culiacán y Guillermo Chapman de Ahome, están siendo despiadadamente atacados por sus antes aliados.

Los dos alcaldes, desde el inicio de sus mandatos han sido objeto en el mayor de los casos, de sendos ataques mediáticos mayormente desde flancos “amigos”.

Satanizados y crucificados ambos al grado de pedir su destitución del cargo que ostentan, no encuentran la manera de salir de los atolladeros a los que cada día son arrojados por sus detractores políticos.

Aunque es imposible desentendernos de que, algunas acciones y posturas asumidas por ambos alcaldes, han resultado desafortunadas, lo cierto es que es tan efectiva la guerra mediática desatada en su contra, que las acciones y medidas positivas que logran implementar, se pierden en la vorágine de los conflictos y no permean de manera aceptable en el ánimo de la población.

Ante tan interesante panorama político que se vive en torno a los alcaldes en mención, no faltan los que ya están lanzando sus apuestas.

¿Quién se va primero?... Billy Chapman de Los Mochis o Estrada Ferreiro de Culiacán?.

Pero más allá de las apuestas y los apostadores, lo interesante del tema es la tercera interrogante; ¿Y quién podría entrar a la defensa política de los alcaldes si sus propios aliados partidistas forman parte de la corte que los está juzgando y calificando de manera negativa?. Sin respuesta.

A ese grado han llegado las cosas en materia política en el Estado de Sinaloa.

QUIRINO.. LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Pero si volteamos a ver la otra cara de la moneda, tendríamos que encontrarnos con algo positivo en Sinaloa.

El gobernador de Sinaloa Quirino Ordaz Coppel está siendo calificado como uno de los mejores gobernadores del País.

Es la primera vez que un gobernador sinaloense es colocado en esa honrosa posición, lo que nos permite el espacio para entender que nuestro Estado está en buenas manos y eso ya es mucho decir en estos tiempos de crisis política y económica que se vive de manera casi globalizada.


viernes 24 de enero de 2020

El reto… ¿Me tomas o me dejas?.

lunes 23 de diciembre de 2019

Una carta a Santa Claus

martes 17 de diciembre de 2019

Cuén y Estrada… Un Lobo sospechoso

miércoles 13 de noviembre de 2019

Carta a Doña Úrsula 

lunes 04 de noviembre de 2019

AMLO…La dolorosa duda

lunes 14 de octubre de 2019

José José… El canto del árbol.

viernes 04 de octubre de 2019

Sinaloa… Las cartas de la  baraja.

Cargar Más