/ lunes 8 de octubre de 2018

Desde Culiacán, a quebrar proyecto de Morena

Hay un inminente riesgo de quiebre del proyecto político-social de Morena en Sinaloa, con claros indicativos que parten de Culiacán a deshacer la tesis del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de ayudar a los adultos mayores y de llevar bienestar y justicia a las clases más desprotegidas. Para destruir el principio de que se gobernará con equidad para a todos, pero con el distintivo de sacar adelante a los pobres.

La cruzada que sospechosamente proviene de figuras que alcanzaron la victoria a través de Movimiento de Regeneración Nacional, conforme se acercan los días de la asunción de las Alcaldías, será más intensa en los días por venir. Más escandalosa.

El edil electo de la capital sinaloense, Jesús Estrada Ferreiro, prácticamente sigue un manual de comportamiento que le dictan los poderes fácticos o fuerzas externas y contrarias al morenismo. Tras conocer la victoria que le trajo la ola electoral del primero de julio, desenvainó la espada.

Empezó a confrontarse tanto con los sectores más importantes como con los más débiles del municipio y, de paso, arremetió contra las mujeres. Se subió al ring con las comunicadoras y finalmente anunció que aplastará a aquellos que para cubrir el concepto de Impuesto Predial Urbano, sobre todo contribuyentes que viven al día y habitan en colonias populares, esperan esa etapa anual para cumplir con sus obligaciones.

Estas son muy malas señales. No obstante, existen otros signos que son de alerta. En esta semana podría comenzar a desintegrarse una parte de los primeros nombramientos de su gabinete.

Los operadores de Morena, analizan que además de Isabel Guillermina Soto González, a la que le urgieron que nombrara para impedir “madruguetes” o presiones, se identifica con el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Y es aquí en donde se siente la mano de los grupos del Partido Revolucionario Institucional que ya controlan a la autoridad que aún no asume. Jesús Estrada Ferreiro, ya aprobó que en la Dirección de Obras Públicas, estará César Manuel Ochoa Salazar, herencia de su antecesor Jesús Valdez Palazuelos.

E incluso en Egresos, donde está la llave del dinero público, nombrará a Marco Alberto López Sánchez, mazatleco y hermano del delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Jorge Abel López Sánchez. Los priistas y paisanos del mandatario del estado. En la gerencia de la JAPAC de Culiacán, continuará Jesús Higuera Laura.

Por esos desaciertos, en Morena analizan el caso para actuar en consecuencia.

Hay un inminente riesgo de quiebre del proyecto político-social de Morena en Sinaloa, con claros indicativos que parten de Culiacán a deshacer la tesis del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de ayudar a los adultos mayores y de llevar bienestar y justicia a las clases más desprotegidas. Para destruir el principio de que se gobernará con equidad para a todos, pero con el distintivo de sacar adelante a los pobres.

La cruzada que sospechosamente proviene de figuras que alcanzaron la victoria a través de Movimiento de Regeneración Nacional, conforme se acercan los días de la asunción de las Alcaldías, será más intensa en los días por venir. Más escandalosa.

El edil electo de la capital sinaloense, Jesús Estrada Ferreiro, prácticamente sigue un manual de comportamiento que le dictan los poderes fácticos o fuerzas externas y contrarias al morenismo. Tras conocer la victoria que le trajo la ola electoral del primero de julio, desenvainó la espada.

Empezó a confrontarse tanto con los sectores más importantes como con los más débiles del municipio y, de paso, arremetió contra las mujeres. Se subió al ring con las comunicadoras y finalmente anunció que aplastará a aquellos que para cubrir el concepto de Impuesto Predial Urbano, sobre todo contribuyentes que viven al día y habitan en colonias populares, esperan esa etapa anual para cumplir con sus obligaciones.

Estas son muy malas señales. No obstante, existen otros signos que son de alerta. En esta semana podría comenzar a desintegrarse una parte de los primeros nombramientos de su gabinete.

Los operadores de Morena, analizan que además de Isabel Guillermina Soto González, a la que le urgieron que nombrara para impedir “madruguetes” o presiones, se identifica con el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Y es aquí en donde se siente la mano de los grupos del Partido Revolucionario Institucional que ya controlan a la autoridad que aún no asume. Jesús Estrada Ferreiro, ya aprobó que en la Dirección de Obras Públicas, estará César Manuel Ochoa Salazar, herencia de su antecesor Jesús Valdez Palazuelos.

E incluso en Egresos, donde está la llave del dinero público, nombrará a Marco Alberto López Sánchez, mazatleco y hermano del delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Jorge Abel López Sánchez. Los priistas y paisanos del mandatario del estado. En la gerencia de la JAPAC de Culiacán, continuará Jesús Higuera Laura.

Por esos desaciertos, en Morena analizan el caso para actuar en consecuencia.

jueves 21 de marzo de 2019

Al gobierno, un mundo lo vigila

martes 19 de marzo de 2019

Fricciones y reacomodos

jueves 14 de marzo de 2019

Se alistan a cobrar afrentas del 2018

lunes 11 de marzo de 2019

¿Un barrendero a gobernador?

jueves 07 de marzo de 2019

Rocha, el único dolido

lunes 04 de marzo de 2019

“Machucón” a jefes policíacos

jueves 28 de febrero de 2019

Le pierden la confianza a Rocha

martes 26 de febrero de 2019

Benitez, sigue o claudica

Cargar Más