/ lunes 15 de octubre de 2018

“Dados cargados” para procesos de PRI y Morena

En medio de una quietud impuesta, la renovación respectiva de las dirigencias estatales de Morena y del PRI, está en riesgo de perturbarse cuando en el juego se intentan lanzar los “dados cargados” para favorecer alguno de los aspirantes, pero en ambos casos, colocan en un predicamento, tanto a las bases como a los directivos.

Las autoridades de las dos agrupaciones, están obligadas a echar a andar los procesos más democráticos de su historia. La primera para legitimar su llegada al entramado del poder y validar su discurso contra la corrupción y el autoritarismo. Y la segunda, para cimentar la idea de que cambiará éstas prácticas que la desbarrancaron del gobierno.

Dentro de la carrera previa que se registra entre los morenistas sinaloenses, el abogado Jesús Manuel Martínez Peñuelas se sumó como el segundo prospecto a suceder a Raúl Elenes Ángulo. El ex funcionario de la Universidad Autónoma de Sinaloa, no quiere que Juan de Dios Gámez figure como el único precandidato.

Ya realiza reuniones con militantes afines, que no desean que el senador Rubén Rocha Moya meta a fuerzas a este último personaje, cuyo padre participó en las luchas de izquierda hace muchos años en el municipio de Salvador Alvarado.

De permitir al legislador hacer lo que se le ocurra, debutarían como un organismo hijo del Partido Revolucionario Institucional, que utilizó los mecanismos más antidemocráticos, que siempre criticaron. Y enviarán una señal de desencanto a la sociedad, tras conocerse que el senador les advirtió que no habrá otro pretenso a la directiva morenista.

En el Revolucionario Institucional las cosas son muy similares. Sergio Torres Félix, Antonio Castañeda Verduzco, Marcos Osuna, Irma Moreno Valle y Gerardo Vargas Landeros, integran la lista que sucederá a Carlos Gandarilla. Sin embargo, priistas auguran, que desde arriba, se hace todo lo posible para elevar como líder al menos viable. A quien carece de vínculos partidistas.

Las verdaderas bases apuestan que el actual Secretario de Pesca y Acuacultura del Estado, sería una de las mejores opciones para el caso. Veremos qué cara muestran los dados políticos cuando se arrojen.

Y en el Comité Municipal del Revolucionario Institucional de Culiacán, David Alarid Rodríguez comenzó a tomar fuerza como uno de los más probables para ocupar la presidencia. La militancia de hueso tricolor, lo valora como una alternativa. Tiene a su favor el triunfo electoral de sus tres competencias por la secretaría general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento.

En medio de una quietud impuesta, la renovación respectiva de las dirigencias estatales de Morena y del PRI, está en riesgo de perturbarse cuando en el juego se intentan lanzar los “dados cargados” para favorecer alguno de los aspirantes, pero en ambos casos, colocan en un predicamento, tanto a las bases como a los directivos.

Las autoridades de las dos agrupaciones, están obligadas a echar a andar los procesos más democráticos de su historia. La primera para legitimar su llegada al entramado del poder y validar su discurso contra la corrupción y el autoritarismo. Y la segunda, para cimentar la idea de que cambiará éstas prácticas que la desbarrancaron del gobierno.

Dentro de la carrera previa que se registra entre los morenistas sinaloenses, el abogado Jesús Manuel Martínez Peñuelas se sumó como el segundo prospecto a suceder a Raúl Elenes Ángulo. El ex funcionario de la Universidad Autónoma de Sinaloa, no quiere que Juan de Dios Gámez figure como el único precandidato.

Ya realiza reuniones con militantes afines, que no desean que el senador Rubén Rocha Moya meta a fuerzas a este último personaje, cuyo padre participó en las luchas de izquierda hace muchos años en el municipio de Salvador Alvarado.

De permitir al legislador hacer lo que se le ocurra, debutarían como un organismo hijo del Partido Revolucionario Institucional, que utilizó los mecanismos más antidemocráticos, que siempre criticaron. Y enviarán una señal de desencanto a la sociedad, tras conocerse que el senador les advirtió que no habrá otro pretenso a la directiva morenista.

En el Revolucionario Institucional las cosas son muy similares. Sergio Torres Félix, Antonio Castañeda Verduzco, Marcos Osuna, Irma Moreno Valle y Gerardo Vargas Landeros, integran la lista que sucederá a Carlos Gandarilla. Sin embargo, priistas auguran, que desde arriba, se hace todo lo posible para elevar como líder al menos viable. A quien carece de vínculos partidistas.

Las verdaderas bases apuestan que el actual Secretario de Pesca y Acuacultura del Estado, sería una de las mejores opciones para el caso. Veremos qué cara muestran los dados políticos cuando se arrojen.

Y en el Comité Municipal del Revolucionario Institucional de Culiacán, David Alarid Rodríguez comenzó a tomar fuerza como uno de los más probables para ocupar la presidencia. La militancia de hueso tricolor, lo valora como una alternativa. Tiene a su favor el triunfo electoral de sus tres competencias por la secretaría general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento.

jueves 21 de marzo de 2019

Al gobierno, un mundo lo vigila

martes 19 de marzo de 2019

Fricciones y reacomodos

jueves 14 de marzo de 2019

Se alistan a cobrar afrentas del 2018

lunes 11 de marzo de 2019

¿Un barrendero a gobernador?

jueves 07 de marzo de 2019

Rocha, el único dolido

lunes 04 de marzo de 2019

“Machucón” a jefes policíacos

jueves 28 de febrero de 2019

Le pierden la confianza a Rocha

martes 26 de febrero de 2019

Benitez, sigue o claudica

Cargar Más