/ martes 17 de diciembre de 2019

Cuén y Estrada… Un Lobo sospechoso

Nicolás Maquiavelo describió con fina y estridente claridad, el término de la actividad política.

“Es la lucha despiadada por el poder entre los hombres”, escribió en su obra maestra “El Principito”.

Hoy debería adecuar esa definición, y decir que; “la lucha entre los hombres y mujeres”, por el papel preponderante que las féminas han alcanzado en ese apasionante y polémico universo de las confrontaciones sociales.

En esa obra literaria Maquiavelo expone un claro mensaje para los que buscan el poder político, en el sentido de ejercer una lucha abierta y frontal hacia los objetivos trazados, dejando incluso de lado los valores morales y hasta los credos religiosos.

En nuestros tiempos, diríamos que en el Congreso del Estado de Sinaloa las cosas no ocurren de distinta manera al contenido literario de la obra maestra del legendario filósofo Italiano.

Aparece un video más político que pornográfico en donde un Diputado comparte dentro de un supuesto cubículo del recinto legislativo, de las exquisitas mieles del amor con una desconocida mujer.

No podemos decir si la compañera sentimental del Diputado es menor de edad, como algunos han sugerido.

Tampoco si es una mujer joven y con mayoría de edad, o tal vez alguna señora madura, mejorada por un bisturí mágico. No se sabe de ese dato, porque el video no muestra ni cara ni cuerpo completo de la damita.

Y el escándalo se desata. Los adversarios políticos del legislador se manifiestan enfurecidos por lo que consideran la violación a la pureza política, moral y espiritual que debe caracterizar al Palacio Legislativo.

¿Reunirá acaso la legislatura alguna de esas tres características?,

Es solo una pregunta.

De cualquier manera los críticos del acto inmoral del Diputado, se le lanzan igualmente con fiereza y saña buscando su yugular política.

Buscan exterminarlo como Diputado local, y de paso del escenario político nacional.

El acto bochornoso dicen sus detractores, no da para menos, por lo que se debe proceder a su destitución.

Mientras tanto, la opinión pública se divide, fijando posturas diferentes, aunque todos, pintando de colores el problema.

Claro, me refiero a los colores políticos de los partidos a que pertenecen los ciudadanos que han fijado su postura e interpretación del hecho.

Lo moral se discutirá en otra ocasión, ya que lo importante para la fauna política sinaloense pareciera ser más la defensa a ultranza de los intereses de sus partidos y proyectos, que en perder el tiempo en un evento tan trivial como es un acto sexual entre un hombre y una mujer, independientemente del lugar en que hubiere ocurrido.

Pero las preguntas surgen como torrentes del agua aquella que fluye del manantial de la montaña.

1.-¿Quién tomó el video de marras?.

2.-¿Quién o quienes, y con qué objetivo lo filtraron?.

3.-¿Buscaban dañar directamente la imagen política del Diputado, y de manera colateral también a su partido -MORENA- y el proyecto de nación que impulsa el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, o acaso el video lo filtró un ciudadano cualquiera solo con fines morbosos?.

4.-¿Pudiera ser entonces, que el impulsor del video, haya sido alguno de los dos personajes que las opiniones mayoritarias involucran en el ya famoso filme, léase Héctor Melesio Cuén Ojeda y Jesús Estrada Ferreiro, líder del PAS el primero, y Alcalde de Culiacán el segundo?.

5.- ¿Pero, si ambos personajes, de acuerdo al criterio del Diputado en picota, tienen motivos suficientes para haber prefabricado el acto maquiavélico del video porno, por qué la acusación directa la dirige directamente hacia el líder del PAS?.

6.-¿ Tiene elementos para tal acusación, o será acaso que la sospecha hacia el Alcalde Jesús Estrada Ferreiro, es reservada por el Legislador amoroso por indicaciones superiores ya que ambos son miembros de MORENA?.

Son muchas preguntas interesantes, para tan pocas respuestas convincentes y efectivas.

Cabe destacar que hasta el momento toda la gama de las interrogantes solo han obtenido como respuesta la especulación convenenciera de los que opinan en defensa de uno y otros, pero dejando varada la verdad en los vericuetos de la conciencia real de cada ciudadano.

Mientras tanto y en torno al mismo tema, la controversia sigue cabalgando por nuestras tierras sinaloenses alejándose cada día de cualquier signo de cordura y congruencia política.

Así se entiende cuando la coordinadora parlamentaria de la bancada de MORENA en el Congreso del Estado Graciela Domínguez Nava sale en defensa del vilipendiado Diputado.

“El video representa una estrategia de nuestros adversarios políticos para intimidar y desprestigiar a un Diputado que ha utilizado la tribuna legislativa para señalar valientemente con índice de fuego las presuntas corruptelas de algunos personajes políticos”, declaró la Diputada, en evidente defensa de su correligionario.

Y surgen entonces nuevas especulaciones.

A Graciela Domínguez la obligaron desde su partido a decir algo que ella no quería hacer, dicen algunos analistas políticos y por supuesto también sus adversarios.

Otros aseguran sin ponerlo siquiera en tela de duda, que la indicación para defender al Diputado vino de parte del Senador de la República Rubén Rocha Moya, quien se dice, ocupa para sus fines políticos actuales y de futuro, de un aliado con los tamaños y capacidades combativas del Sexi- Diputado Pedro Alonso Villegas Lobo el personaje central de ésta nueva tragicomedia que se vive en el entorno político de Sinaloa… Así transcurren éstos días previos a la amorosa Navidad…Pendientes…

Nicolás Maquiavelo describió con fina y estridente claridad, el término de la actividad política.

“Es la lucha despiadada por el poder entre los hombres”, escribió en su obra maestra “El Principito”.

Hoy debería adecuar esa definición, y decir que; “la lucha entre los hombres y mujeres”, por el papel preponderante que las féminas han alcanzado en ese apasionante y polémico universo de las confrontaciones sociales.

En esa obra literaria Maquiavelo expone un claro mensaje para los que buscan el poder político, en el sentido de ejercer una lucha abierta y frontal hacia los objetivos trazados, dejando incluso de lado los valores morales y hasta los credos religiosos.

En nuestros tiempos, diríamos que en el Congreso del Estado de Sinaloa las cosas no ocurren de distinta manera al contenido literario de la obra maestra del legendario filósofo Italiano.

Aparece un video más político que pornográfico en donde un Diputado comparte dentro de un supuesto cubículo del recinto legislativo, de las exquisitas mieles del amor con una desconocida mujer.

No podemos decir si la compañera sentimental del Diputado es menor de edad, como algunos han sugerido.

Tampoco si es una mujer joven y con mayoría de edad, o tal vez alguna señora madura, mejorada por un bisturí mágico. No se sabe de ese dato, porque el video no muestra ni cara ni cuerpo completo de la damita.

Y el escándalo se desata. Los adversarios políticos del legislador se manifiestan enfurecidos por lo que consideran la violación a la pureza política, moral y espiritual que debe caracterizar al Palacio Legislativo.

¿Reunirá acaso la legislatura alguna de esas tres características?,

Es solo una pregunta.

De cualquier manera los críticos del acto inmoral del Diputado, se le lanzan igualmente con fiereza y saña buscando su yugular política.

Buscan exterminarlo como Diputado local, y de paso del escenario político nacional.

El acto bochornoso dicen sus detractores, no da para menos, por lo que se debe proceder a su destitución.

Mientras tanto, la opinión pública se divide, fijando posturas diferentes, aunque todos, pintando de colores el problema.

Claro, me refiero a los colores políticos de los partidos a que pertenecen los ciudadanos que han fijado su postura e interpretación del hecho.

Lo moral se discutirá en otra ocasión, ya que lo importante para la fauna política sinaloense pareciera ser más la defensa a ultranza de los intereses de sus partidos y proyectos, que en perder el tiempo en un evento tan trivial como es un acto sexual entre un hombre y una mujer, independientemente del lugar en que hubiere ocurrido.

Pero las preguntas surgen como torrentes del agua aquella que fluye del manantial de la montaña.

1.-¿Quién tomó el video de marras?.

2.-¿Quién o quienes, y con qué objetivo lo filtraron?.

3.-¿Buscaban dañar directamente la imagen política del Diputado, y de manera colateral también a su partido -MORENA- y el proyecto de nación que impulsa el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, o acaso el video lo filtró un ciudadano cualquiera solo con fines morbosos?.

4.-¿Pudiera ser entonces, que el impulsor del video, haya sido alguno de los dos personajes que las opiniones mayoritarias involucran en el ya famoso filme, léase Héctor Melesio Cuén Ojeda y Jesús Estrada Ferreiro, líder del PAS el primero, y Alcalde de Culiacán el segundo?.

5.- ¿Pero, si ambos personajes, de acuerdo al criterio del Diputado en picota, tienen motivos suficientes para haber prefabricado el acto maquiavélico del video porno, por qué la acusación directa la dirige directamente hacia el líder del PAS?.

6.-¿ Tiene elementos para tal acusación, o será acaso que la sospecha hacia el Alcalde Jesús Estrada Ferreiro, es reservada por el Legislador amoroso por indicaciones superiores ya que ambos son miembros de MORENA?.

Son muchas preguntas interesantes, para tan pocas respuestas convincentes y efectivas.

Cabe destacar que hasta el momento toda la gama de las interrogantes solo han obtenido como respuesta la especulación convenenciera de los que opinan en defensa de uno y otros, pero dejando varada la verdad en los vericuetos de la conciencia real de cada ciudadano.

Mientras tanto y en torno al mismo tema, la controversia sigue cabalgando por nuestras tierras sinaloenses alejándose cada día de cualquier signo de cordura y congruencia política.

Así se entiende cuando la coordinadora parlamentaria de la bancada de MORENA en el Congreso del Estado Graciela Domínguez Nava sale en defensa del vilipendiado Diputado.

“El video representa una estrategia de nuestros adversarios políticos para intimidar y desprestigiar a un Diputado que ha utilizado la tribuna legislativa para señalar valientemente con índice de fuego las presuntas corruptelas de algunos personajes políticos”, declaró la Diputada, en evidente defensa de su correligionario.

Y surgen entonces nuevas especulaciones.

A Graciela Domínguez la obligaron desde su partido a decir algo que ella no quería hacer, dicen algunos analistas políticos y por supuesto también sus adversarios.

Otros aseguran sin ponerlo siquiera en tela de duda, que la indicación para defender al Diputado vino de parte del Senador de la República Rubén Rocha Moya, quien se dice, ocupa para sus fines políticos actuales y de futuro, de un aliado con los tamaños y capacidades combativas del Sexi- Diputado Pedro Alonso Villegas Lobo el personaje central de ésta nueva tragicomedia que se vive en el entorno político de Sinaloa… Así transcurren éstos días previos a la amorosa Navidad…Pendientes…

miércoles 01 de abril de 2020

Coronavirus… Rehén político

viernes 27 de marzo de 2020

AMLO… Un baile sin ton ni Son

viernes 13 de marzo de 2020

El viejo y el peluquero

jueves 05 de marzo de 2020

PRI…El refugio de los reencuentros

miércoles 26 de febrero de 2020

Mujeres… Un Movimiento sin movimiento.

viernes 24 de enero de 2020

El reto… ¿Me tomas o me dejas?.

lunes 23 de diciembre de 2019

Una carta a Santa Claus

Cargar Más