/ jueves 9 de enero de 2020

Ciencia y los propósitos de año nuevo

Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad (Jaime Sabines - Espero curarme de ti).

Primer semana del año y seguramente se nos hace muy difícil cumplir algunos de los propósitos de año nuevo o ya no pudimos lograrlos. Durante los primeros días del año son muchos los propósitos y metas que tenemos; algunos de ellos pueden ser comer comida saludable, bajar de peso, hacer ejercicio, dejar malos hábitos (por ejemplo fumar o beber); aprender un idioma o otros que nos ayuden a buscar la felicidad. Todos tienen beneficios para la salud como son reducir obesidad, reducir riesgos a enfermedades cardiovasculares, fortalecer el sistema inmune, disminuir enfermedades invernales, aumentar nuestra confianza y autoestima. La idea es cambiar los malos hábitos y mejorar nuestro estilo de vida; que es muy importante para que no se desarrollen enfermedades crónico degenerativas como diabetes y cáncer. Los beneficios son muchos pero no es fácil dejar malos hábitos y podemos tener recaídas. El no cumplir nuestros propósitos puede traernos los efectos de continuar con un estilo de vida perjudicial o desanimo por falta de fuerza de voluntad. Muchas investigaciones estiman que más del 90% de la población no logra cumplir los propósitos; los especialistas recomiendan no angustiarnos al recaer. Es importe saber que nos podemos recuperar de esas caídas.

Los motivos por los cuales no podemos cumplir nuestros propósitos pueden tener una explicación. La neurociencia indica que la importancia radica en la fuerza de voluntad y el autocontrol en la toma de decisiones. Se ha encontrado una relación entre las regiones de la corteza prefrontal ventromedial y la corteza prefrontal dorsolateral que realizan estas funciones. En resumen, la parte dorsolateral no controla a la ventromedial; lo que conduce a inactivar la zona que toma las decisiones limitando el autocontrol.

Nuestro cerebro realiza múltiples tareas como mantener la concentración, la atención, la memoria, gestionar relaciones sociales y resolver problemas simples o abstractos todos los días. Sobrecargamos a nuestra mente y cerebro continuamente. Algunas formas de ayudar al cerebro son relajarse, comer y dormir bien; para regular la actividad de la corteza dorsolateral reducir el estrés, las emociones, el hambre y el cansancio. Evitar el tráfico, el bullicio y el estrés ayuda a mantener el auto control y continuar con nuestras metas y deseos.

Otras formas para ayudar a alcanzar nuestros propósitos son reflexionar sobre el tiempo y duración de los objetivos, trazar una sola meta (Es difícil cambiar varias cosas de un día para otro), enfocarse en las soluciones para cumplir cada objetivo, fijarse pocas metas y alcanzables a corto plazo, enfocarse en cosas que de verdad queremos o nos interesan, hacer el compromiso en público, hacer una lista de los beneficios que vamos a obtener y premiarnos al momento de alcanzar nuestros objetivos. El repetir actividades es otra forma de hacerlo; algunos estudios mencionan que hay que poner atención y esforzarse hasta integrarlo como una rutina y puede tomarnos desde 18 hasta 254 días. También nos podemos apoyar en la tecnología para lograr cada meta; puede hacerse documentando las rutinas (para observar de manera concreta los avances), con algún programa en el celular o la computadora. También podemos hacer uso de Apps para bajar de peso, hacer ejercicio, aprender idiomas o dejar de fumar.

No debemos frustrarnos al no ver resultados rápido; bajar kilos se hace gramo a gramo y con mucho trabajo. Alcanzar el sobrepeso también tomó tiempo, tal vez algunos años; y se acumulan las cenas de año nuevo y muchas navidades. Para fumar una cajetilla se empieza con un cigarro. Es fácil adquirir malos hábitos y muy difícil deshacerse de ellos. Los buenos hábitos son tarea de todos los días y requiere de hacerlo poco a poco. Un día a la vez; después una semana, luego un mes. Y no tiene que ser al empezar el año; es por nuestro bien, tampoco tenemos que esperar hasta el 2021. Para curarse de los malos hábitos, se requiere “tiempo, abstinencia, soledad…

Y el poema “Espero curarme de ti” termina diciendo "Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón"

Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad (Jaime Sabines - Espero curarme de ti).

Primer semana del año y seguramente se nos hace muy difícil cumplir algunos de los propósitos de año nuevo o ya no pudimos lograrlos. Durante los primeros días del año son muchos los propósitos y metas que tenemos; algunos de ellos pueden ser comer comida saludable, bajar de peso, hacer ejercicio, dejar malos hábitos (por ejemplo fumar o beber); aprender un idioma o otros que nos ayuden a buscar la felicidad. Todos tienen beneficios para la salud como son reducir obesidad, reducir riesgos a enfermedades cardiovasculares, fortalecer el sistema inmune, disminuir enfermedades invernales, aumentar nuestra confianza y autoestima. La idea es cambiar los malos hábitos y mejorar nuestro estilo de vida; que es muy importante para que no se desarrollen enfermedades crónico degenerativas como diabetes y cáncer. Los beneficios son muchos pero no es fácil dejar malos hábitos y podemos tener recaídas. El no cumplir nuestros propósitos puede traernos los efectos de continuar con un estilo de vida perjudicial o desanimo por falta de fuerza de voluntad. Muchas investigaciones estiman que más del 90% de la población no logra cumplir los propósitos; los especialistas recomiendan no angustiarnos al recaer. Es importe saber que nos podemos recuperar de esas caídas.

Los motivos por los cuales no podemos cumplir nuestros propósitos pueden tener una explicación. La neurociencia indica que la importancia radica en la fuerza de voluntad y el autocontrol en la toma de decisiones. Se ha encontrado una relación entre las regiones de la corteza prefrontal ventromedial y la corteza prefrontal dorsolateral que realizan estas funciones. En resumen, la parte dorsolateral no controla a la ventromedial; lo que conduce a inactivar la zona que toma las decisiones limitando el autocontrol.

Nuestro cerebro realiza múltiples tareas como mantener la concentración, la atención, la memoria, gestionar relaciones sociales y resolver problemas simples o abstractos todos los días. Sobrecargamos a nuestra mente y cerebro continuamente. Algunas formas de ayudar al cerebro son relajarse, comer y dormir bien; para regular la actividad de la corteza dorsolateral reducir el estrés, las emociones, el hambre y el cansancio. Evitar el tráfico, el bullicio y el estrés ayuda a mantener el auto control y continuar con nuestras metas y deseos.

Otras formas para ayudar a alcanzar nuestros propósitos son reflexionar sobre el tiempo y duración de los objetivos, trazar una sola meta (Es difícil cambiar varias cosas de un día para otro), enfocarse en las soluciones para cumplir cada objetivo, fijarse pocas metas y alcanzables a corto plazo, enfocarse en cosas que de verdad queremos o nos interesan, hacer el compromiso en público, hacer una lista de los beneficios que vamos a obtener y premiarnos al momento de alcanzar nuestros objetivos. El repetir actividades es otra forma de hacerlo; algunos estudios mencionan que hay que poner atención y esforzarse hasta integrarlo como una rutina y puede tomarnos desde 18 hasta 254 días. También nos podemos apoyar en la tecnología para lograr cada meta; puede hacerse documentando las rutinas (para observar de manera concreta los avances), con algún programa en el celular o la computadora. También podemos hacer uso de Apps para bajar de peso, hacer ejercicio, aprender idiomas o dejar de fumar.

No debemos frustrarnos al no ver resultados rápido; bajar kilos se hace gramo a gramo y con mucho trabajo. Alcanzar el sobrepeso también tomó tiempo, tal vez algunos años; y se acumulan las cenas de año nuevo y muchas navidades. Para fumar una cajetilla se empieza con un cigarro. Es fácil adquirir malos hábitos y muy difícil deshacerse de ellos. Los buenos hábitos son tarea de todos los días y requiere de hacerlo poco a poco. Un día a la vez; después una semana, luego un mes. Y no tiene que ser al empezar el año; es por nuestro bien, tampoco tenemos que esperar hasta el 2021. Para curarse de los malos hábitos, se requiere “tiempo, abstinencia, soledad…

Y el poema “Espero curarme de ti” termina diciendo "Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón"

jueves 20 de febrero de 2020

Calidad del Aire y NOM-172-SEMARNAT-2019

jueves 06 de febrero de 2020

 Génesis (Hecho en China) Capítulo II

jueves 30 de enero de 2020

Capítulo I El inicio

jueves 16 de enero de 2020

Ciencia-Ejercicio-Maratón

jueves 02 de enero de 2020

Ciencia y tecnología para 2020-2030

viernes 27 de diciembre de 2019

Avances científicos del 2019

jueves 19 de diciembre de 2019

Cuidemos nuestro planeta en Navidad

Cargar Más